logo

Actualidad Noticias

El zumo de fruta envasado no tiene azúcares añadidos y otros mitos que hay que derribar

A todos nos preocupa nuestra alimentación diaria, pero esa preocupación en ocasiones ha traido consigo un efecto negativo: la propagación de mitos alejados de la realidad. Y dentro del consumo y la alimentación, los zumos no escapan de estos rumores.

Uno de los principales mitos que giran en torno al zumo de fruta envasado es que contiene azúcares añadidos, pero lo cierto es que la legislación actual no autoriza su adición, con lo que únicamente se trata de fruta que se exprime y se envasa.

Los zumos que hay en el supermercado

Normalmente tendemos a llamar zumo a todo y no diferenciamos las tres categorías que legalmente se pueden encontrar en el supermercado. Son las siguientes:

1.- Zumo de frutas

Se trata del zumo exprimido que se obtiene de las partes comestibles de las frutas sanas y maduras. Una vez se exprime y se obtiene el jugo de la fruta, pasa por un proceso térmico que permite conservar sus propiedades organolépticas y nutricionales. El zumo de fruta es de fruta exprimida 100% sin azúcares añadidos, ya que estos no están permitidos por la ley.

2.- Zumo de frutas a partir de concentrado

En este caso nos referimos a un producto obtenido a partir de un zumo concentrado, restituyéndole el agua extraída en su proceso de concentración. De nuevo, los azúcares añadidos no están permitidos por la ley.

3.- Néctar de frutas

Esta subcategoría de productos son los únicos que podrían incluir azúcares añadidos. Se obtienen de los mismos zumos, concentrados de zumo, purés o purés concentrados de frutas, mediante la adición de agua, que pueden o no llevar también adición de azúcares y/o de miel, para recuperar el 'cuerpo' perdido en la dilución.

En los néctares de fruta, tanto el porcentaje de contenido en zumo como el de los azúcares añadidos están regulados por la legislación. Los azúcares pueden sustituirse total o parcialmente por edulcorantes. Los azúcares añadidos no podrán ser superiores al 20% del peso total del producto, generalmente se añade el equivalente a un contenido en fruta del 100%, y la cantidad de agua que pueden contener está establecido para cada tipo de fruta en el Anexo IV del Real Decreto 781/2013, no siendo superior al 50% en las frutas comestibles en su estado natural.

Los néctares de frutas son un producto muy indicado para degustar el zumo de algunas frutas que por su excesiva densidad (plátano, etc.) no permiten una licuación adecuada o que por su excesiva acidez (limón, etc.) resultan rechazables por algunos paladares. En las frutas consumibles en su estado natural (néctares de naranja, melocotón, piña, etc.), su presentación como néctares permite disminuir la ingesta de las calorías (azúcares) naturales de las propias frutas, sin renunciar al sabor y la hidratación que caracterizan a los zumos 100%. En definitiva son lo que podría denominarse auténticos 'zumos light'.

Lo que te puede aportar el zumo de fruta

Las guías alimentarias recomiendan una ingesta de vitaminas y minerales que procedan preferiblemente de las frutas y verduras, como parte de una dieta equilibrada. En este sentido, la Asociación 5 al Día reconoce que una de las cinco raciones diarias recomendadas de frutas y verduras puede proceder de un vaso de zumo de fruta envasado.

Los zumos de frutas cumplen varias funciones: son hidratantes, antioxidantes, remineralizantes y tonificantes, de modo que contribuyen a mejorar el sistema inmunológico y pueden prevenir algunas enfermedades cardiovasculares, así como el cansancio y la fatiga.

Los zumos de frutas mejoran el sistema inmunológico y pueden prevenir algunas enfermedades cardiovasculares

Por ejemplo, un vaso de zumo de naranja aporta el 10% del potasio requerido y hasta el 45% de vitamina C, además de vitaminas A y B9 (ácido fólico) y otros fitonutrientes. Al contener un 90% de agua, solo supone 41 kcal y es altamente hidratante.

De hecho, según un estudio publicado en el 'Journal of Nutritional Science', el consumo de zumos de fruta no tiene un efecto significativo en el contenido de glucosa o insulina en sangre. En este estudio no se hallaron correlaciones significativas en el cambio en el nivel de glucosa e insulina ni en un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en los consumidores habituales de zumo de fruta. Un análisis de datos exhaustivo evaluó cuantitativamente la relación entre beber zumo de fruta y el control de la glucosa en sangre.

Puede consultar la noticia original AQUI

© 2018 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías